Respuesta Sexual Humana

¿Qué sabemos sobre la respuesta sexual humana?

Son muchas las dudas en torno a la sexualidad que nos asaltan en nuestro día a día, lo seguimos considerando un tema tabú, pero buscamos cualquier excusa, momento o situación para hablar del tema. En muchas ocasiones nos aparecen dudas de la sexualidad entre hombres y mujeres, si somos iguales, si somos diferentes, en qué nos parecemos y en qué nos diferenciamos.

Para entender muchas de las cuestiones de la sexualidad humana, debemos partir de una base clara que puede sacarnos de muchas dudas, por ello debemos entender cómo funcionamos, cómo responde nuestro cuerpo a ciertos estímulos, qué pasa dentro de nosotros como hombres y como mujeres, es decir, ¿cómo es la respuesta sexual humana?

terapia-de-pareja

Respuesta Sexual a través del ciclo vital

Teorías sobre la respuesta sexual

Son muchas las teorías y propuestas de modelos de Respuesta Sexual que han surgido a lo largo de los años. La más conocida y popular la propusieron los padres de la sexología científica, Masters y Johnson en 1966 (excitación-meseta-orgasmo-resolución) y fue en 1979 cuando H. Kaplan añadió el deseo como parte fundamental de la Respuesta SexualBasson en el año 2000, fue quién propuso dos modelos de respuesta sexual: una lineal para hombres y mujeres enamoradas o emparejadas desde hace poco tiempo, y un segundo caso circular para mujeres más complejo que ayuda a entender su deseo sexual.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Según la fase de la Respuesta Sexual en la que nos encontremos, se producen una serie de cambios a nivel fisiológico, de los cuales algunos somos conscientes y otros no: lubricación vaginal, erección del pene, aumento del tamaño de los labios mayores y menores, elevación de los testículos, sudoración, aumento de las palpitaciones, rubor… Y durante el orgasmo: contracciones uterinas y pélvicas, contracciones del pene, eyaculación del hombre y la mujer…

sexologos-psicologos

Clínica de Sexologia y Psicología Pérez-Vieco en Valencia

Ahora bien¿hombres y mujeres funcionamos al mismo ritmo? La respuesta más rápida sería decir que no, pero sería generalizar demasiado, ya que hay hombres que puedan tener una respuesta sexual más lenta y mujeres con una respuesta sexual más rápida. Comentaremos estos aspectos siempre desde lo qué es más común, más habitual, teniendo en cuenta que siempre existen excepciones y que no todos funcionamos de la misma manera ni al mismo ritmo, independientemente de si las relaciones son homosexuales o heterosexuales.

Es aquí cuando nos paramos a pensar y entender algunas de las cosas que suceden cuando un hombre y una mujer mantienen relaciones sexuales:

  • La mujer tarda más en excitarse que el hombre: La excitación de la mujer no es tan evidente como la del hombre (erección del pene), la lubricación vaginal no siempre es un indicador de excitación ni que la mujer esté preparada o desee ser penetrada, a veces incluso la excitación y el deseo de ésta aparecen una vez iniciada la relación sexual.
  • La meseta suele ser más corta en el hombre: Hay hombres que se preocupan porque eyaculan “demasiado pronto”, pero hay que tener en cuenta que la excitación puede ser tan intensa que llegue el momento del clímax sin poderlo controlar, este no es un indicador ni mucho menos de eyaculación precoz. Por ende, la mujer necesita más tiempo de juegos eróticos para llegar al nivel del hombre.
  • Las mujeres pueden ser multiorgásmicas: Existen hombres que también pueden serlo, pero es mucho menos frecuente. Aquí podemos retomar el tema del “orgasmo simultáneo” (¡OJO! Esto no significa que sea imposible conseguir un orgasmo simultáneo, pero no debemos obsesionarnos al respecto, puede que el orgasmo no se alcance y no por ello ser una relación insatisfactoria) ya que si entendemos que vamos a diferentes ritmos y la mujer tarda más que el hombre en alcanzar el orgasmo, y si además éste sólo intenta proporcionárselo a través de la penetración, es cuando llegan las frustraciones. No olvidemos que el 75% aproximadamente de las mujeres alcanza el orgasmo mediante la estimulación del clítoris, por esto mismo, sabiendo que la mujer no necesita un período de descanso (período refractario que los hombres sí tienen) entre relación y relación y que pueden llegar a tener varios orgasmos seguidos, el juego erótico puede seguir después de la penetración y/o eyaculación del hombre.

¿Qué pasa cuando no nos entendemos correctamente?

A veces nos cuesta comprender como funciona sexualmente nuestra pareja, qué le gusta o disgusta, qué le resulta más o menos placentero, si llega o no al orgasmo, entre otras muchas. La comunicación siempre es una de las soluciones pero a veces no basta. La ansiedad, el estrés, las preocupaciones, las discusiones, la falta de empatía, falta de comunicación, desconocimiento del otro, etc. pueden afectar a nuestra salud sexual y pueden desencadenarse problemas, dificultades o disfunciones sexuales.

Cada dificultad, problema o disfunción sexual está asociada a una fase de la respuesta sexual humana: Deseo (deseo hipoactivo o falta de deseo), Excitación(disfunción eréctil, dispareunia, vaginismo), Orgasmo (anorgasmia, eyaculación precoz, eyaculación retardada, aneyaculación). Si descartamos que puedan ser por motivos orgánicos, todos ellos tienen solución mediante una terapia, un asesoramiento o reeducación, o unas pautas debidamente cumplidas.

Nos empeñamos en afirmar que hombres y mujeres somos diferentes y difíciles de comprender los unos a los otros, pero debemos tener presente que la comunicación, el conocimiento del otro y el autoconocimiento, el respeto, la comprensión, la empatía, entre muchos otros factores, son fundamentales para una salud sexual plena en pareja, algo que con mucha frecuencia tendemos a dejar de lado.

La Terapia Sexual

A grandes rasgos, la terapia sexual fue y sigue siendo el diagnóstico y tratamiento de las disrupciones en cualquiera las cuatro fases de la respuesta sexual humana, y/o el dolor durante las relaciones sexuales. Las disfunciones, pese a ocurrir independientemente unas de otras, en general tienden a aparecer asociadas.

Misofilia. Tratamiento por Sexologos Valencia

Helen Singer Kaplan, ha desarrollado una síntesis que incluye los enfoques de todas las corrientes psicológicas.

“Se trataría de aprovechar cualquier técnica en beneficio de la resolución satisfactoria de las disfunciones sexuales.”

En Terapia Sexual aún hoy se emplean los ejercicios elaborados por Masters y Johnson como el "método de la pinza", (para la eyaculación precoz), como poderoso auxiliar para recuperar la confianza en la erección, así corno un auxiliar interesante en el restablecimiento de la comunicación sexual entre la pareja, y el tratamiento del vaginismo. Pero también se usan las técnicas gestálticas de Hartman y Fithian para la resolución de problemas que suponen una baja autoestima física y sexual, como "el espejo" o la "vagina quieta o tranquila". Las técnicas de Moreno "psicodrama" o "role playing" son adecuadas para hacer vivir al otro miembro de la pareja la emoción que se está expresando.

La propia Dra. Kaplan lo expresa así "Hemos intentado elaborar un tratamiento (más) flexible, presidido por el principio de emplear procedimientos que no se hallen organizados de una manera rutinaria, sino que se utilizan al servicio de una estrategia terapéutica racional".

Durante años, los sexólogos hemos venido ensayando con éxito las enseñanzas de la Dra. Kaplan, y hemos podido constatar que en la mayoría de los casos, las técnicas de Masters y Johnson se quedan cortas y es preciso emplear otro tipo de análisis complementarios.

Las "tareas" a realizar en casa son muy útiles no solo por la mejora conductual que supone, sino también por el sentimiento positivo que a los clientes les produce el estar participando activamente en su curación, además de ser un vehículo de comunicación.

Nuestra cultura, a diferencia de la Americana, es una cultura de sexo mudo, y la mayoría de las parejas sexuales no saben cómo comunicarse aunque lo deseen. En este sentido, el hecho de tener que hacer una sesión de placereado y luego contársela a el/los terapeutas, desarrolla comportamientos lingüísticos expresivos y potencia la desaparición de resistencias que a veces no son falta de afecto o de deseo, sino una mera incapacidad expresiva. Ciertos contenidos en los roles sexuales, también pueden expresarse en las sesiones de "tarea para casa" y constituyen un material de análisis muy rico, que sirve para ir restableciendo las bases emocionales necesarias para que el acto sexual se viva plenamente, como una relación placentera y "egoísta" y vayan desapareciendo las barreras que la cultura impone a los miembros de las parejas humanas y les impide vivir su sexualidad como un gozo, no como un deber hacia el otro, o como una obligación reproductora.

Más información...

[wd_contact_form id="3"]

Aversion Sexual. Tratamiento por Sexologos Psicologos Valencia

Una forma extrema de trastorno sexual es la aversión sexual. Consiste en el rechazo intenso, persistente y recurrente de todo contacto sexual. Supone evitar cualquier relación íntima con la pareja, en ocasiones no sólo el contacto genital, sino cualquier otro tipo de caricia que se interprete como preámbulo del coito. Esta alteración provoca un malestar acusado y suele dificultar las relaciones interpersonales, en especial las de pareja.

El trastorno de aversión sexual se da de forma ocasional en hombres y con mucha más frecuencia en las mujeres. Los pacientes se quejan de ansiedad, miedo o disgusto en relación con las situaciones sexuales. Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (con todas las parejas) o situacional (con una pareja específica).

En la forma extrema de aversión sexual, la persona no sólo carece de deseo sexual, sino que también puede encontrar el sexo repugnante, repulsivo y desagradable.

Si ocurre desde siempre, la aversión al contacto sexual puede deberse a un trauma sexual, como incesto, abusos sexuales o violación. También puede ser consecuencia de un ambiente familiar muy represivo, a veces potenciado por una formación religiosa ortodoxa y rígida, o bien puede haberse iniciado tras unos primeros intentos de coito que produjeron dispareunia, es decir, dolor en el coito. En este último caso, aun después de desaparecer la dispareunia, permanece el recuerdo del dolor.

Cuando se trata de un trastorno adquirido, con posterioridad a un período de funcionamiento normal, su origen puede estar en una relación de pareja o en una vivencia traumática.

La aversión puede generar una respuesta fóbica (incluso de angustia) en cuyo caso pueden estar presentes también temores irreales menos conscientes de dominación o de daño corporal. La aversión sexual situacional puede darse en personas que intentan o esperan tener relaciones incongruentes con su orientación sexual, como, por ejemplo, en algunos casos de homosexualidad no aceptada, en los que, por presión social o familiar, se imponen relaciones con el otro sexo con el fin de normalizar su vida.

Tratamiento

El tratamiento de la aversión y fobia sexuales está orientado a que la persona pueda mejorar de forma notable su comunicación sexual. Siempre que sea posible, se orienta a suprimir la causa que ha desencadenado este trastorno.

La intervención sexológica integradora supone explorar:

  1. Los factores predisponentes, es decir, los que tienen que ver con la historia de esa persona, como la educación sexual, la historia amorosa, o situaciones sexualmente traumáticas.
  2. Los factores precipitantes. En qué momento ocurre y qué puede haberlo desencadenado.
  3. Los factores mantenedores, relacionados con el momento actual, qué hace que el episodio se repita y cuál es la actitud de la pareja ante la situación.

En ocasiones será necesario el apoyo farmacológico. Los cuadros de angustia pueden tratarse con antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la recaptación selectiva de serotonina, inhibidores de la monoaminoxidasa o benzodiacepinas.

Favorecer su imaginería erótica, ayudarles a encontrar su propio modelo de disfrute sexual está indicado de manera especial en estas personas. Cada persona debe escucharse a sí misma y elegir lo que le gusta y le apetece, y lo que no le estimula. El problema es que estas personas cuentan con unos referentes eróticos muy pobres y hay que ayudarles, siempre respetando sus preferencias. Se debe considerar que el universo de las preferencias eróticas es amplísimo y que lo que para una persona resulta estimulante para otra puede resultar repulsivo. El sexólogo tiene muy en cuenta este precepto y debe acompañar a la persona o a la pareja a elaborar su propio campo de expresión sexual, en el que se puedan sentir cómodos y disfrutar del potencial de placer que la sexualidad ofrece.

Tipos de disfunción sexual en las mujeres

Tipos de disfunción sexual en las mujeres

Disfunción del deseo sexual o Deseo Sexual Inhibido:

De acuerdo con el presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica, el trastorno del deseo sexual es probablemente la disfunción sexual femenina más frecuente y puede tener muchas causas fisiológicas, psíquicas o sociales.

Un documento publicado por la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS) indica que el 30 % de mujeres no tienen ningún tipo de deseo sexual. Esta situación se puede presentar en momentos concretos de la vida como el embarazo, el parto, la lactancia y la menopausia, o durante periodos de crisis.respuesta_sexual_mujer

La intervenciones quirúrgicas, desarreglos hormonales y ciertas enfermedades como la diabetes, cardiopatías, esclerosis múltiple, enfermedad de parkinson y la depresión pueden derivar en la ausencia de deseo.

Otros factores que pueden afectar al deseo sexual son cambios en los métodos anticonceptivos, cansancio, estrés, cambios de humor, obesidad o una mala imagen del propio cuerpo, la relación con la pareja, episodios sexuales traumáticos en el pasado y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y drogas.

Excitación sexual:

La AESS sostiene que la excitación sexual en la mujer como la erección en el hombre son principalmente reacciones vasculares. “Un problema físico puede dificultar o impedir que esto ocurra, sobre todo si existe algún factor que interfiera con el flujo de sangre o las terminaciones nerviosas en la zona genital, especialmente en el clítoris y la vagina”.

Las causas fisiológicas pueden ser la diabetes, enfermedades coronarias o aterosclerosis (arterias obstruidas). Las lesiones espinales también pueden interferir con los mensajes que se envían desde los órganos genitales al cerebro.

orgasmo-fem_ampliacion

La falta de interés por una poca o inadecuada estimulación por parte de la pareja también puede explicar esta circunstancia.

El doctor Morfa sostiene que los problemas de excitación son más comunes en la menopausia y se producen generalmente por una alteración hormonal.

“No solamente en las llamadas hormonas femeninas, como estrógenos y progesterona, sino que también en algunas mujeres hay una disminución de los niveles de testosterona en sangre”.

Dolor Sexual:

El dolor durante el coito (dispareunia) puede tener una causa psicológica o bien puede ser causado por enfermedades inflamatorias de la pelvis, cirugía ginecológica o pélvica, radioterapia para tumores ginecológicos, tumores uterinos o vaginales y fibroides, endiometrosis, infecciones del tracto urinario, quistes de ovario, síndrome del intestino irritable, falta de lubricación o alguna infección de transmisión sexual.

Según la Asociación Española para la Salud Sexual, las mujeres no suelen acudir a su médico para tratar este tipo de dolor superficial y esperan que se resuelva solo.

neuro-sex-15-638

Por su parte, el vaginismo es la contracción involuntaria recurrente o persistente de los músculos perineales que rodean el exterior de la vagina. Esta condición se considera una respuesta condicionada y que puede estar relacionadacon la anticipación de dolor en el coito.

El vaginismo generalmente se diagnostica en edades tempranas — señala Morfa— porque es la dificultad para que la mujer pueda ser penetrada y estos síntomas aparecen desde el inicio de las primeras relaciones sexuales (conocido como vaginismo primario).

Orgasmo:

El documento de la AESS explica que las dificultades para alcanzar el orgasmo se pueden clasificar de la siguiente forma: primarias (aquellos casos que nunca han tenido un orgasmo) o secundarias (han alcanzado el orgasmo anteriormente pero luego ha surgido la dificultad).

Esta disfunción sexual puede tener origen psicológico, aunque también hay ciertas condiciones médicas relacionadas con el riego sanguíneo y las terminaciones nerviosas del clítoris.

[contact-form][contact-field label='Nombre' type='name' required='1'/][contact-field label='Correo electrónico' type='email' required='1'/][contact-field label='Comentario' type='textarea' required='1'/][/contact-form]

Sexólogo en Valencia

¿Pensando en Acudir a un sexólogo o buscando un sexólogo en Valencia?

Acudir al médico puede ser algo normal para la mayoría de las personas, pero hablar de ir a un sexólogo puede ser más complicado debido a los mitos que existen en torno a la sexualidad.

Existen distintas razones para ir al sexólogo, lo que muchas personas en ocasiones dejan pasar por miedo, o cuestiones morales, entre otras. No permitas que te suceda y conoce diez razones para ir al sexólogo.

¿Cuándo ir al sexólogo?

1. Disfunción eréctil. Ya sea total o parcial su origen puede ser relacionado con situaciones emocionales, por ejemplo, una mala relación, resentimientos o enfermedades como la diabetes e hipertensión.

Es importante acudir con un sexólogo o Especialista en Sexología y sobre todo que lo hagan ambos, ya que esta situación afecta a la pareja.

2. Eyaculación precoz. De acuerdo con la Universidad de Harvard uno de cada cinco hombres presenta problemas de eyaculación precoz, algo que en la mayoría de los casos no pueden controlar. El sexólogo es es especialista en el tratamiento de la Eyaculación Precoz.

Aunque se puede creer que el hombre disfruta estos breves y placenteros momentos y la mujer es quien sufre, eso es totalmente falso.

El hombre experimenta una gran desilusión al no poder disfrutar el momento por más tiempo. Buscar ayuda mejorará tu condición y desde luego también tu relación. El sexólogo es es especialista en el tratamiento de la Eyaculación Precoz.

3. Disminución en el deseo sexual. Este padecimiento afecta tanto a hombres como mujeres, donde no importa las caricias o acciones que haga la pareja el deseo disminuye o incluso desaparece. El sexólogo pondrá solución a vuestras dificultades más pronto de lo que te imagines.

Existen muchos motivos que pueden estar relacionados con éste, como el estrés, un autoestima baja, problemas familiares o económicos, o en ocasiones la falta de deseo puede relacionarse con la falta o pérdida de amor.

Una buena comunicación en pareja te ayuda a detectar el problema y en la mayoría de los casos encontrar una solución. Un sexólogo te ayudará en mucho menos tiempo del que te imaginas.

4. Incapacidad orgásmica. Las mujeres presentan una constante molestia debido a que el tener relaciones sexuales no les ayuda a llegar al clímax.

Incluso hay quienes afirman nunca haber experimentado un orgasmo o este solo es posible con la estimulación del clítoris y no durante la penetración. Al ponerte en manos de un sexólogo las sensaciones mejorarán y podrás disfrutar de tus relaciones sexuales.

5. Anorgasmia selectiva. Se presenta cuando no se logra tener un orgasmo con un compañero, pero sí con otro o sólo durante la masturbación. Esta condición se relaciona a componentes emocionales o en algunas ocasiones físicos. El sexólogo te ayudará a darte cuenta de qué hace que ocurra este tipo de dificultades y te enseñará a disfrutar de las relaciones sexuales.

6. Incapacidad eyaculatoria. Aunque suena difícil de creer algunos hombres también presentan problemas relacionados a la falta de eyaculación. El sexólogo es el único profesional que al estar especializado en Sexología conoce el tratamiento adecuado para esta disfunción sexual.

Los sexólogos comentan que la ansiedad o miedo por contraer alguna enfermedad o embarazar a la pareja, están asociados con dicho problema.

En ciertos casos puede presentarse la eyaculación “hacia atrás”, que comúnmente es relacionada con una diabetes mal tratada. Se presenta cuando el hombre tiene la sensación de eyacular, pero el semen va hacia la vejiga. Eyacular hacia atrás evita alcanzar el clímax.

7. Falta de información. Constantemente se relaciona al tamaño del pene como un factor importante relacionado con el placer femenino; sin embargo, asegura que no existe una relación, ya que si fuera así se debería tomar en cuenta la profundidad de la vagina.

Acudir a un sexólogo te ayuda a mantener la información correcta y aclarar todas las dudas que puedas tener en torno a tu sexualidad.

8. Dolor en la penetración vaginal. Ya sea por alguna enfermedad o un problema emocional esto se puede presentar e interferir en el placer de la relación. El sexólogo conoce esta disfunción sexual como Dispareunia y es el especialista indicado en su tratamiento.

Este padecimiento puede estar fuertemente vinculado a problemas emocionales; sin embargo, los tratamientos pueden dar una mejoría de hasta 70% en 18 meses.

9. Vida sexual después de una enfermedad. Como ya lo hemos mencionado existen distintas enfermedades que afectan la vida sexual de las personas, una de ellas es el cáncer de próstata.

Aunque el hombre enfrenta esta enfermedad, también puede tener consecuencias que afectan la vida sexual de su pareja.

Acudir a un sexólogo te ayuda a conocer del tema y los tratamientos o métodos para no permitir que después de enfrentar una dura enfermedad como el cáncer, tu salud sexual y la de tu pareja se vean afectadas.

10. Replantea tu relación. Muchas personas acuden al sexólogo para replantear su relación.

Los sexólogos cubren tres principales campos:

  1. Educación, ayuda a informar y resolver dudas de los pacientes;
  2. Consejería: Ofrece alternativas para mejorar la intimidad en pareja;
  3. Terapia: Esta última tiene la finalidad de curar o reasignar alternativas eróticas que ayuden a la pareja a mejorar su vida sexual.

Aunque existen muchas razones para ir al sexólogo, lo difícil es tomar la decisión de hacerlo; sin embargo, de cada 100 parejas que acuden a una orientación alrededor del 85% alcanza una solución satisfactoria. ¡Recuerda que la vida sexual en pareja depende de ambos!

Si estás pensando en acudir a un sexólogo en Valencia, o necesitas la ayuda de un sexólogo, recuerda que éste debe de ser Psicólogo o médico Especialista en Sexología. Contacta con nosotros.

[contact-form][contact-field label='Nombre' type='name' required='1'/][contact-field label='Correo electrónico' type='email' required='1'/][contact-field label='Comentario' type='textarea' required='1'/][/contact-form]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir el chat