Anorgasmia en el hombre

Anorgasmia en el hombre

¿Hay hombres incapaces de sentir un orgasmo?

La respuesta es sí, y algunos especialistas en sexología consideran que las cifras parecen ir en aumento, aunque esto puede deberse a que los varones sienten hoy mayor libertad para expresar su problema y pedir ayuda.

La anorgasmia (ausencia de orgasmo) se ha calificado de condición eminentemente femenina que muchas veces ocurre por incompetencia masculina. En dichas circunstancias, la mujer opta en repetidas ocasiones por fingir que ha llegado al clímax con tal de mantener en “buenos términos” la relación de pareja.

Sin embargo, ahora hablaremos de los hombres, quienes, según especialistas en sexualidad, también son susceptibles de padecer esta disfunción.

“En principio, hay que decir que orgasmo no es lo mismo que eyaculación (o polución), porque ésta se refiere sólo a la expulsión del semen. El orgasmo masculino, en cambio, se relaciona con las contracciones que se producen internamente desde la próstata (glándula que genera líquido seminal) y a través del canal por donde se expulsa el esperma, que es lo que en realidad proporciona la sensación de placer. Por lo general, ambos procesos ocurren al mismo tiempo, aunque también se pueden dar por separado.”

La  anorgasmia masculina se define como “la falta de sensaciones en el momento de la eyaculación, lo cual puede originarse en muchos casos por la ingesta de medicamentos que equilibran el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), tales como los empleados para tratar problemas neurológicos y psiquiátricos (anticonvulsivos, antidepresivos y antipsicóticos)”.

Dichos fármacos “pueden tener reacciones secundarias y promover la ausencia del orgasmo, aunque exista eyaculación. También es probable que se desencadene cierto trastorno que llega a confundirse con la anorgasmia, llamado anaeyaculación, en la que el individuo no expulsa semen y tampoco logra la sensación de placer”.

La anorgasmia masculina no es uno de los temas más asiduos en las consultas sexológicas, pero en caso de presentarse, el afectado debe buscar la ayuda de un especialista para que se descubra la causa de la disfunción, se establezca su historia clínica y, en consecuencia, se aplique el tratamiento más adecuado.

Cada caso es diferente, por lo que en ocasiones “se requerirá terapia psicológica individual y en otros un plan en el que intervenga la pareja. La capacidad del sexólogo debe ser tal que pueda interpretar si el sujeto padece algún problema orgánico, y entonces canalizar al paciente al especialista correspondiente”.

En este sentido, un sexólogo puede proporcionar opiniones interesantes en relación con técnicas sexuales y reglas básicas en el caso de que se quieran utilizar juguetes o juegos sexuales, todo ello a partir del respeto por los gustos del otro. Así, se evita que algo que quiera ser placentero termine siendo práctica dolorosa.

Anorgasmia en el hombre

Respuesta Sexual Humana

¿Qué sabemos sobre la respuesta sexual humana?

Son muchas las dudas en torno a la sexualidad que nos asaltan en nuestro día a día, lo seguimos considerando un tema tabú, pero buscamos cualquier excusa, momento o situación para hablar del tema. En muchas ocasiones nos aparecen dudas de la sexualidad entre hombres y mujeres, si somos iguales, si somos diferentes, en qué nos parecemos y en qué nos diferenciamos.

Para entender muchas de las cuestiones de la sexualidad humana, debemos partir de una base clara que puede sacarnos de muchas dudas, por ello debemos entender cómo funcionamos, cómo responde nuestro cuerpo a ciertos estímulos, qué pasa dentro de nosotros como hombres y como mujeres, es decir, ¿cómo es la respuesta sexual humana?

terapia-de-pareja

Respuesta Sexual a través del ciclo vital

Teorías sobre la respuesta sexual

Son muchas las teorías y propuestas de modelos de Respuesta Sexual que han surgido a lo largo de los años. La más conocida y popular la propusieron los padres de la sexología científica, Masters y Johnson en 1966 (excitación-meseta-orgasmo-resolución) y fue en 1979 cuando H. Kaplan añadió el deseo como parte fundamental de la Respuesta SexualBasson en el año 2000, fue quién propuso dos modelos de respuesta sexual: una lineal para hombres y mujeres enamoradas o emparejadas desde hace poco tiempo, y un segundo caso circular para mujeres más complejo que ayuda a entender su deseo sexual.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Según la fase de la Respuesta Sexual en la que nos encontremos, se producen una serie de cambios a nivel fisiológico, de los cuales algunos somos conscientes y otros no: lubricación vaginal, erección del pene, aumento del tamaño de los labios mayores y menores, elevación de los testículos, sudoración, aumento de las palpitaciones, rubor… Y durante el orgasmo: contracciones uterinas y pélvicas, contracciones del pene, eyaculación del hombre y la mujer…

sexologos-psicologos

Clínica de Sexologia y Psicología Pérez-Vieco en Valencia

Ahora bien¿hombres y mujeres funcionamos al mismo ritmo? La respuesta más rápida sería decir que no, pero sería generalizar demasiado, ya que hay hombres que puedan tener una respuesta sexual más lenta y mujeres con una respuesta sexual más rápida. Comentaremos estos aspectos siempre desde lo qué es más común, más habitual, teniendo en cuenta que siempre existen excepciones y que no todos funcionamos de la misma manera ni al mismo ritmo, independientemente de si las relaciones son homosexuales o heterosexuales.

Es aquí cuando nos paramos a pensar y entender algunas de las cosas que suceden cuando un hombre y una mujer mantienen relaciones sexuales:

  • La mujer tarda más en excitarse que el hombre: La excitación de la mujer no es tan evidente como la del hombre (erección del pene), la lubricación vaginal no siempre es un indicador de excitación ni que la mujer esté preparada o desee ser penetrada, a veces incluso la excitación y el deseo de ésta aparecen una vez iniciada la relación sexual.
  • La meseta suele ser más corta en el hombre: Hay hombres que se preocupan porque eyaculan “demasiado pronto”, pero hay que tener en cuenta que la excitación puede ser tan intensa que llegue el momento del clímax sin poderlo controlar, este no es un indicador ni mucho menos de eyaculación precoz. Por ende, la mujer necesita más tiempo de juegos eróticos para llegar al nivel del hombre.
  • Las mujeres pueden ser multiorgásmicas: Existen hombres que también pueden serlo, pero es mucho menos frecuente. Aquí podemos retomar el tema del “orgasmo simultáneo” (¡OJO! Esto no significa que sea imposible conseguir un orgasmo simultáneo, pero no debemos obsesionarnos al respecto, puede que el orgasmo no se alcance y no por ello ser una relación insatisfactoria) ya que si entendemos que vamos a diferentes ritmos y la mujer tarda más que el hombre en alcanzar el orgasmo, y si además éste sólo intenta proporcionárselo a través de la penetración, es cuando llegan las frustraciones. No olvidemos que el 75% aproximadamente de las mujeres alcanza el orgasmo mediante la estimulación del clítoris, por esto mismo, sabiendo que la mujer no necesita un período de descanso (período refractario que los hombres sí tienen) entre relación y relación y que pueden llegar a tener varios orgasmos seguidos, el juego erótico puede seguir después de la penetración y/o eyaculación del hombre.

¿Qué pasa cuando no nos entendemos correctamente?

A veces nos cuesta comprender como funciona sexualmente nuestra pareja, qué le gusta o disgusta, qué le resulta más o menos placentero, si llega o no al orgasmo, entre otras muchas. La comunicación siempre es una de las soluciones pero a veces no basta. La ansiedad, el estrés, las preocupaciones, las discusiones, la falta de empatía, falta de comunicación, desconocimiento del otro, etc. pueden afectar a nuestra salud sexual y pueden desencadenarse problemas, dificultades o disfunciones sexuales.

Cada dificultad, problema o disfunción sexual está asociada a una fase de la respuesta sexual humana: Deseo (deseo hipoactivo o falta de deseo), Excitación(disfunción eréctil, dispareunia, vaginismo), Orgasmo (anorgasmia, eyaculación precoz, eyaculación retardada, aneyaculación). Si descartamos que puedan ser por motivos orgánicos, todos ellos tienen solución mediante una terapia, un asesoramiento o reeducación, o unas pautas debidamente cumplidas.

Nos empeñamos en afirmar que hombres y mujeres somos diferentes y difíciles de comprender los unos a los otros, pero debemos tener presente que la comunicación, el conocimiento del otro y el autoconocimiento, el respeto, la comprensión, la empatía, entre muchos otros factores, son fundamentales para una salud sexual plena en pareja, algo que con mucha frecuencia tendemos a dejar de lado.

Anorgasmia en el hombre

Problemas sexuales que más preocupan.

Problemas sexuales. Los nueve enemigos del placer sexual

Disfunción eréctil, anorgasmia, eyaculación precoz, falta de deseo, curvatura de pene, eyaculación retardada, vaginismo, erecciones nocturnas dolorosas y dispareunia. Los nueve problemas sexuales que más preocupan a los españoles.

“Quiero tener una relación sexual satisfactoria y no puedo”. Cuando la impotencia se cuela debajo del edredón, hay que tomar medidas.

Empezamos por las mujeres:

Anorgasmia coital

La incapacidad de llegar al orgasmo durante el coito es mucho más común de lo que tendemos a pensar. “Hay un alto porcentaje de mujeres afectadas, bien sea por la falta de buen acoplamiento con la pareja o porque no haya una buena estimulación del clítoris”, Existen dos tipos de anorgasmia, en lo que se refiere a problemas sexuales en la mujer:

Anorgasmia Primaria: afecta a la mujer desde siempre.
Anorgasmia Secundaria: se da en mujeres que ya no pueden tener orgasmos por pérdida de excitación, bloqueo, ansiedad, etc.
Cultivar poco la sensualidad tampoco ayuda a combatir el problema. “A estas alturas, hablar de preliminares suena antiguo. Antes todos estaban fijados en la penetración como si lo demás no fuera sexo”. La anorgasmia suele darse en mujeres jóvenes por falta de conocimiento o poca experiencia, así como en mujeres mayores de 45 años.

La clave está en dar con las técnicas para despertar la pasión.
“La sequedad vaginal de la menopausia está asociada a una relación sexual más dolorosa, menos sensitiva y con mayor dificultad para alcanzar el orgasmo”. Esta disfunción no se trata con fármacos, sino con técnicas conductuales.

Falta de deseo sexual

También conocido como deseo sexual hipoactivo. “La mujer pierde el interés por la relación sexual, muchas veces motivada por la edad, el paso del tiempo o la propia pareja”. Es habitual encontrarse con este problema en la clínica. “Suele darse en mujeres menopáusicas o bien en etapa de crianza, o con otro tipo de problemática como un estado depresivo”.

El tratamiento consiste en realizar una analítica para evaluar el estado general de la persona y una entrevista para detectar posibles problemas psicológicos, así como para viajar a las causas de esa falta de líbido. Las disfunciones sexuales a menudo se deben a un problema de adaptación y entendimiento dentro de la pareja.

Vaginismo

Se define como “contracción refleja e involuntaria de la musculatura de la entrada vaginal que impide la penetración”. Al igual que la anorgasmia, puede ser primario o secundario:

Puede aparecer a partir de un momento de la vida como un parto, una mala relación de pareja o una agresión sexual. Es un mecanismo de defensa inconsciente.

Los especialistas en sexologia deben asesorar y hacer una evaluación psicológica de las vivencias de la mujer para que gane confianza en sí misma y en la pareja. Como se suele dedir, “nadie puede aprender a nadar sin meterse en el agua”.

Dispareunia

El también llamado coito doloroso es frecuente en quienes han pasado por algún parto, y sobre todo en mujeres menopáusicas.
La mucosa se atrofia, se puede abrir “como cuando se nos cortan los labios” y aparecen pequeñas heridas, lo que causa molestias en las relaciones sexuales.

Se recomienda hidratar y mimar la zona. “El objetivo es evitar la sequedad de la mucosa con lubricantes para adaptar una buena respuesta sexual”.

¿Qué hay de los hombres? Estas son las cinco disfunciones sexuales más habituales en las consultas:

Disfunción eréctil

Más conocida como impotencia. Afecta sobre todo a los mayores de 50 años, pero puede aparecer en cualquier franja de edad. “Una causa fundamental es el envejecimiento: el organismo no funciona como cuando somos más jóvenes”. También puede influir el componente genético.

Algunas enfermedades pueden provocar impotencia. “La hipertensión provoca un deterioro de las arterias del pene” y los fármacos que tomamos contra ella pueden resultar perjudiciales. Asimismo, la cirugía para tratar el cáncer de próstata en muchas ocasiones conlleva este problema sexual.

“Un mensaje muy importante para los pacientes es que el que quiere curarse de su disfunción eréctil, puede hacerlo”. Hay fármacos de todo tipo: orales, inyecciones intracavernosas, geles que se aplican en el miembro, ondas de choque para regenerar el tejido cavernoso y cirugía de prótesis de pene.

Eyaculación precoz

Está relacionada con el grado de “excitabilidad de un sujeto en su relación sexual”, mucho más marcada en los jóvenes, y por tanto suele asociarse a los hombres de entre 20 y 30 años. “Estos pacientes eyaculan de una forma mucho más rápida de lo deseable, tienen una relación sexual breve”.

Aunque las causas son psicológicas y no orgánicas, la paroxetina es un fármaco que permite suavizar la contracción de los conductos deferentes –por donde pasan los espermatozoides–, relacionados con la eyaculación y el orgasmo.

Curvatura de pene

Este problema es el gran desconocido en los problemas sexuales del varón, pero tan frecuente como la diabetes. “El que tiene una curvatura de 20 grados no viene a consulta porque sí puede tener una relación sexual satisfactoria. Suele acudir el de 90 grados o algo menos”. Las causas exactas de esta disfunción se desconocen.

El tratamiento es quirúrgico. “La cirugía de la curvatura suele ser larga y compleja porque puede implicar que haya que desmontar el pene entero empleando parches”. Los antiinflamatorios son útiles para tratar el dolor, pero no reducen la curva del miembro.

Eyaculación retardada

Hay hombres que son incapaces de eyacular durante una relación sexual o lo hacen muy tarde. La pérdida de sensibilidad de personas más mayores también puede asociarse a esta disfunción sexual. Existen apoyos farmacológicos que unidos a una terapia conductual pueden acelerar un poco la respuesta.

“Hay que lograr que el propio varón vaya dándose cuenta de cómo responde a los estímulos y detecte si realiza algún bloqueo corporal”.

Erecciones nocturnas dolorosas

Aunque no es un problema prevalente, hay hombres que se despiertan en mitad de la noche con una erección dolorosa y prolongada. “No sabemos muy bien por qué se produce y no existe un tratamiento eficaz para este tipo de patologías”.

Si deseas pedir cita utiliza nuestro formulario:

 

Alteraciones en la excitacion sexual

Alteraciones en el orgasmo en el varón.

Alteraciones en el orgasmo

En los trastornos del orgasmo masculino se deben considerar los aspectos físicos (biológicos o médicos) y psicológicos.

Fisiología del orgasmo masculino

De la fisiología de la fase de orgasmo masculino interesa destacar que consta de tres subfases: emisión espermática, formación de la cámara de presión y expulsión seminal. En la emisión, la contracción de la musculatura genital interna (deferentes, vesículas seminales, próstata y glándulas auxiliares) transporta el conjunto del esperma, (espermatozoides y demás componentes del plasma seminal) hasta la uretra posterior. Seguidamente, por estímulo simpático se contraen los esfínteres uretrales interno y externo, en tanto que al relajarse la uretra inframontanal forma la llamada cámara de presión, que contiene el semen ahí secretado. Por último la contracción tónico-clónica de la musculatura periuretral y perineal aumenta la presión del semen acumulado en la uretra posterior, lo que fuerza la apertura y relajación del esfínter uretral externo estriado y proyecta el semen al exterior entre 3 y 5 emboladas.
Durante la emisión, la mayoría de hombres experimenta la sensación subjetiva de inminencia eyaculatoria o punto de no retorno. La conciencia o no de esta sensación es un aspecto interesante a considerar en el tratamiento de eyaculación precoz.

alteraciones en el orgasmo del varon

Aspectos psicológicos a tener en cuenta

El desconocimiento de la fisiología sexual masculina y las falsas creencias sobre el control eyaculatorio puede llevar a que algunos hombres se autocalifiquen de eyaculadores precoces. Por este motivo muchos de los hombres que llegan a consulta manifestando quejas sobre la rapidez de su respuesta no responden al diagnostico de una disfunción sexual, sino que pueden tener expectativas exageradas sobre su control eyaculatorio.
Los síntomas sexuales presentan un grado de intensidad muy distinto, así como son diferentes las circunstancias en las que pueden manifestarse en mayor o menor medida. Por esto se deberá valorar hasta qué punto el hombre o la pareja presentan una o varias disfunciones sexuales o simplemente necesitan información, aclaraciones tranquilizadoras. En particular, ante la eyaculación precoz podemos encontrarnos con parejas o chicos jóvenes, con poca experiencia y expectativas exageradas sobre el desempeño sexual.

Incumplimiento de la secuencia eyaculación-placer-orgasmo

En general se identifica eyaculación con orgasmo, aunque se pueden producir eyaculaciones no placenteras sin que medie ninguna explicación médica. Se cree que la principal razón es que el cerebro no percibe la sensación de la eyaculación, y si la recibe no las traduce como placer.Sexologos valencia. Tratamiento de la eyaculacion precoz
El control de la eyaculación es una de las preocupaciones del varón cuando se enfrenta al encuentro amoroso. Utilizamos la palabra "enfrenta" porque en muchas ocasiones es la que mejor refleja el inicio de las relaciones amorosas, que se viven más como un reto que como un encuentro compartido de placer. Así, el momento preciso de la eyaculación, ni muy pronto, eyaculación precoz, ni muy tarde, eyaculación retardada, se convierte en preocupación predominante, que puede derivar en angustia. Las interferencias en este proceso impactan de manera negativa en el varón, minando su autoestima y, con frecuencia, llegando a deteriorar el conjunto de la relación de pareja.

[contact-form to='perezvieco@gmail.com' subject='Mensaje desde SexologosValencia'][contact-field label='Nombre' type='name' required='1'/][contact-field label='Correo electrónico' type='email' required='1'/][contact-field label='Teléfono' type='text' required='1'/][contact-field label='Comentario' type='textarea' required='1'/][/contact-form]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat